Las cosas buenas de la vida

Lo mejor de la vida, sin duda, es la buena gente que te pone en el camino. En un mundo lleno de injusticias y una época especialmente saturada de malas noticias, las actitudes positivas, las personas buenas, se han de poner en valor, más todavía.

Hay quienes, incondicionalmente, hacen de esto un lugar más habitable, lleno de colores, mejor. Algo que vale la pena.

He encontrado a muchas personas valiosas en lo que va de mi vida, gente generosa, de las que se recibe amor, sabiduría, apoyo y fuerza para seguir adelante. Como no esperan nada a cambio, darles las gracias es lo mínimo que se puede hacer. Así que estas líneas de hoy van dedicadas a Geraldine, mujer con un corazón tan grande que no cabe en mi vocabulario, y que pone toda su energía en hacer la vida de otros más bonita. Cuando supo de Daniel a través de mis redes sociales, a principios de año, no dudó en remangarse y ponerse manos a la ayuda, codo con codo a pesar de la distancia geográfica. Y ahí sigue, a cambio de nada más que la satisfacción de ver los resultados de su empeño, y de mi amistad 🙂 Esta web es uno de sus regalos, que han sido muchos.

Geraldine dedica hoy post en su blog, y regala su próximo cumpleaños a Daniel y muchas familias que lo rodean en Uganda y que están pasando hambre. Porque, según me ha comentado en mensaje privado (espero que no le importe que lo haga público) es muy afortunada de no necesitar nada y poder ayudar a otras personas. Tal vez, cada uno de nosotros, en nuestras ajetreadas vidas llenas de problemas (¿realmente tenemos tantos problemas como creemos?), deberíamos pararnos un momento y pensar, igual que ella, si realmente NECESITAMOS algo, y si nuestros problemas son tan importantes. Si no tenemos ya nuestras necesidades básicas y no tan básicas cubiertas, y si hay algo que podríamos hacer por paliar el reparto injusto del que este mundo, difícil de justificar, nos hace partícipes directos, aunque solamos excusarnos pensando que todo es responsabilidad de otros. Yo me siento igual que ella, la más afortunada, por todas las personas buenas, y por tener el privilegio de tener tantas cosas materiales, que puedo destinar algo (¡lo que sea!) a que otros sobrevivan o vivan algo mejor. Por disfrutar a diario de lo bueno de la vida.

Gracias también a Jorge Agustí, presidente de Hemiweb, por su colaboración indispensable.

Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s